lunes, 28 de noviembre de 2011

SUERTE

Camino de los vasos, Masueco
...............
Ahora que el sorteo de navidad se aproxima, viene a mi memoria el dicho que después de cada hecatombe,  suele y puede venir para redimirnos de algunos males terrenales, el número 60577 el próximo 22 de diciembre de este 2011. De paso, nos recordará historias acaecidas otro tiempo en este pueblo.
Hace una centuria, este lugar de la Ribera sufrió tan grandes desgracias meteorológicas, que la comisión provincial nombró una serie de peritos para valorar las perdidas sufridas por su vecindario según el expediente de calamidades formulado al efecto.
Las lluvias torrenciales, pedrisco y demás, destruyeron varias casas, molinos, inundaron bodegas, y arrastraron con ellas casi toda la producción de aceitunas.
El comercio con el país vecino, quedó suspendido en la zona de las aceñas, al dañarse la barca y la cordelería que permitían su travesía por el Duero.
Pero la mas infortunada de las desgracias la recogía con estas palabras el diario El Salmantino de 17 de diciembre de 1910.
El día catorce del corriente mes, regresaba a su casa desde el campo donde se encontraba recogiendo aceitunas al jornal el vecino de Masueco, Martín Herrero Valero de veintiocho años de edad; y al pretender pasar con su borriquilla por un rustico puente el regato llamado de los vasos, resbaló la caballería. Al verla en peligro, y sin acaso reparar en otra cosa más que en salvarla porque constituía su único caudal, se arrojó a ella con sobrada temeridad y fueron ambos arrastrados por la impetuosa corriente….
A la mañana siguiente aparecieron mas abajo la faja y la chaqueta que debió llevar suelta.El cadáver del infortunado Martín no ha aparecido. (D.E.P.)
Deja en la miseria a su joven esposa y a un niño de muy pocos días.
Desde este periódico se montó una pequeña colecta para recoger algunas ayudas y donativos, pero lo del sorteo viene por otra parte.
Uno de estos donativos, vino de la mano de Don Melchor García Sánchez profesor de la escuela normal de maestros de Salamanca. Este tuvo a bien, regalar a la sufrida viuda la  participación de una peseta del número 18802 para el sorteo del 31 de diciembre de ese año.
El 20 de enero de 1911 esta misma publicación traía la reseña de la feliz noticia, que tal número había obtenido un pequeño y agradecido premio.
Por tanto, tengo el presagio que este año la fortuna está llamando a las puertas de este pueblo, que así sea.
P.D. (Creo que quedan números). Preguntar por Pedro.
 ...........

4 comentarios:

Anastasia dijo...

¡Enhorabuena por tus merecidas 60.000 visitas!

änimo con tus publicaciones Ángel.
Saludos.

Anónimo dijo...

DELFI. ¡Estupendo recuerdo! Había oido lo del burro en el puente de los Vasos o la Puente el Picón. Pero ni idea de lo de la lotería. ¡¡Habrá que compar el número por eso de "por si acaso"!!
Bromas a parte ¡vaya recuerdo para las personas!!. Creo que es la mejor lotería que al cabo de tantos años, alguien, como tú, tengas el detalle y el trabajo de investigar y poner ese hecho es el mejor reconocimiento que podías hacerle.
Mucho mejor que el que toque la lotería. ¡¡Ya sé lo que diríamos muchos "mejor la lotería" pues hoy se vive es el culto al dinero, pero para otros vale mucho más y se valora mejor LA FAMILIA!.

Manuel dijo...

Sí, efectivamente y como se incica más arriba este blog es un premio, una loteria. Y nos alegramos que su administrador le siga dando vida, después del "parón" o casi, de tiempo atrás. Así nos iremos enterando de historias pasadas tan interesantes como esta.
Para todos: FELIZ NAVIDAD y FELIZ AÑO NUEVO y SUERTE, desde La Zarza virtual,
-Manolo-

Anónimo dijo...

Como seguramente habrá gente joven que piense que lo de una peseta o sea, 0.166 euros, (poco mas de dieciséis céntimos) es menudencia como a primera vista parece, una pequeña aclaración.
La moneda de peseta que se acuñó en 1905 tenía un peso de cinco gramos de plata de plata.
El cántaro de vino en la Ribera tenía un valor en 1889 de entre tres y cinco reales. Lo que con una peseta se podría comprar alrededor de un cántaro de vino. El real en ese tiempo equivalía a un cuarto de peseta. (Aunque no siempre fue así).
Un abrazo a todos y feliz navidad.
Y gracias claro. Angel