martes, 25 de octubre de 2011

TIEMPO DE COMER CON LAS MANOS Y ALGUNA MAESTRA

Lo pone bien claro: Comer con las manos y beber a morro.
............
Ahora que se habla (y se gasta tanto) sobre la tan traída y llevada conciliación laboral y familiar, aquí hay algunos ejemplos en dos palabras y muy económicos, acaecidos en este apartado lugar de la anterior zona conocida, como la ribera del Duero de Salamanca.
El boletín de primera enseñanza de esta provincia con fecha 28 de febrero de 1865 publicaba la resolución,  a una solicitud de permuta entre las maestras de Masueco y Villasbuenas. Creo que no puede ser, ni más sencilla, ni más explícita. Literal.
Permuta. Parece que la han solicitado del Sr. Rector, las maestras de Villasbuenas y Masueco y accediendo la autoridad académica a los deseos de las interesadas, Doña Ramona Miguel pasa a servir la escuela de niñas de Masueco, y Doña María Martín la de Villasbuenas. Deseáramos que estas maestras, en los respectivos pueblos a donde van destinadas, adquiriesen las simpatías que son precisas para llenar cumplidamente su importante misión.
Lo del "parece", que escribe aquí el redactor, simplemente excelente.
Un año después, el treinta de enero de 1866, el mismo boletín publicaba otra permuta solicitada por una de ellas, la tal Doña María Martín con estas palabras.
Permuta. El Sr. Rector ha accedido a la que en vía de suplica de común acuerdo las maestras de Villasbuenas y el Milano, de manera que Doña Ana Prieto pasa a dirigir la escuela de niñas del primer pueblo, y Doña María Martín la del segundo.
Ya lleva esta última maestra dos permutas en poco tiempo y creemos que estos cambios frecuentes no pueden convenir ni a la enseñanza, ni a las personas que lo solicitan.
Curioso es saber sin embargo, que en la misma fecha de enero de 1866, el mismo boletín, publicaba una vacante para la escuela de niñas de Masueco.????
En diciembre de ese mismo año ya ocupaba plaza de este pueblo, Doña María Rubio.
Entre maestras de pueblos cercanos también se dio en el caso de las de Vilvestre y Masueco en 1912, Manuela Caballero y Francisca Rodríguez respectivamente.
Agradecimiento a todas ellas.
P.D.  Este próximo 31 de octubre de 2011 en el rayano pueblo de Puerto Seguro, antiguo Barba del Puerco (pueblo de la muy querida y recordada anterior maestra de Masueco, Doña Consuelo), se celebrará una fiesta Vetona en la que invitan a todo el que se acerque, a vestir, bailar, cantar, y comer y beber como antes de inventarse el tenedor;(por cierto, elemento  este no muy bien recibido en las antiguas instituciones monásticas por considerarlo  refinamiento mundano). A esto último me apunto como dicen los chavales.
..........

1 comentario:

Anónimo dijo...

Delfi. Con la historia a cuestas.También las maestras: por causas necesarias de gustos y disgustos, de padres, niños, menestrales y necesiades propias.
¡Cuantas cosas han pasado por la historia! También la necesidad obliga. Caso de los maestros que tenían que limpiar el local, pues se utilizaba de noche para recogida de las cabras del pueblo ¡menudo olor! O el otro de la maestra de Cerralbo a la que cambiaron de lugar por haber tenido un hijo de soltera. La escusa fue la mala influencia en las niñas y gentes del pueblo, pero la real fue que el local de la escuela se utilizaba por el ayuntamiento para guardar los toros en fiestas y ¡claro la maestra tuvo un poco de dignidad y protestó. ¡cara le salió la protesta! A la calle.

¡Vaya novedad la de Puerto Seguro! No está nada mal volver a lo primitivo, me gustaría acudir pero me marcho a las aguas sulfurosas de Retortillo que son medicinales y generosas.
Dejaremos la comida para mejor tiempo.