jueves, 16 de febrero de 2012

EL SANTO CRISTO DEL HUMILLADERO.(Masueco)

Ermita que alberga el Santo Cristo del Humilladero.(Masueco)
...........
Bien porque el árbol era ya mágico (como pasó con pinocho), por el paso de los años o por algún soplo mágico, todas las tallas de santos que con madera se realizan, tienen la cualidad de que al partir de un ser vivo, pueden adaptarse con el paso de los años al medio, cosa que no le sucede a las construidas con otros materiales.
A veces, al mirar una imagen recientemente fabricada en madera, observamos que esta  no aporta otra cosa al que la ve, que la que haya tenido a bien aportar la fidelidad o la imaginación del tallador.
Con los años, cuando esta pasa a ocupar u ostentar el papel para el que ha sido creada, tiende a meterse en el mismo llegando hasta límites a los que solo la fe puede llegar.
Cuanto mas se la pide, mas da, cuanto mas da, mas se la pide.
Un ejemplo en Masueco, es el Santo Cristo del Humilladero que preside la ermita del mismo nombre en la salida de este pueblo con dirección a Pereña.
Son muchos años los que lleva ejerciendo de tal, mañana, tarde y noche. Por delante de él, han pasado miles de personas con todo tipo de peticiones hasta tal punto, que si hubiera cerería en el pueblo, todas las cortinas de los alrededores estarían llenas de exvotos; pero lo que solo el celo de las personas mayores del lugar mantiene, es la fama que este tiene de ayudar a las parejas a tener descendencia.
La cosa según estas gentes, es colocar una cinta alrededor del Santo Cristo, para que posteriormente la lleve atada la futura encintada a su cuerpo el tiempo necesario hasta que surta efecto.
Solo falta que cuando nazcan y ya mayores, no tengan que emigrar del pueblo. Pero eso ya es otro milagro.
.............
 

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Delfin: Abundando en esa fe de los nuestros que le tiene especial dedicación a ese Cristo, al que durante largos años esperan pacientemente para servirle. Como dices todos le pedimos, pero a veces no nos escucha. Con esa idea en sus momentos hice un poema que podría ser catalogado de poner en duda su poder. En otro momento se me ocurrió hacer una especie de oración para los que nos dejan y aproveché la oración Unamuniana "acoge Padre eterno en tu seno". Te la envio

Acoge Padre eterno en tu seno
A los hijos de Masueco
Que en el cementerio
Junto a la ermita están,
Pues apegados al terruño
Llegaron deshechos
Del duro bregar;
Y tuvieron miedo
Mucho miedo a volar
Al partir de esta vida
Al más allá
Pero acordándose de la imagen
Del "Cristo del Humilladero"
con mucha devoción y gran espeto:
Reclinaron su frente entre
Tus amorosos brazos abiertos
y se durmieron sin dudar.
Condúcelos junto a los suyos
Por la senda de la “luz y la verdad”
Para que junto a los elegidos
Puedan por siempre
Adorar tu “faz!
Perdónales todas sus faltas
Brille para ellos
La “Luz Eterna” y dales
Por siempre y para siempre
Tu Paz

Anónimo dijo...

Si que nos escucha Delfina, ¿pero nosotros le escuchamos?, a veces somos nosotros los que tenemos el oído de madera.Un abrazo.Angel