viernes, 29 de enero de 2010

PREGUNTAS TEOLOGALES Y ALGÚN PUENTE

Puente de una sola piedra en el lugar del balsadero.

Preguntas teológicas durante el acto
...........

Este pasado miércoles en Masueco, tuvo lugar una homilía en el local bajo el ayuntamiento, en la que se dio a conocer las bondades de los parques naturales, y los respectivos bichos que lo pueblan. Esta fue ofrecida por una organización relacionada con dicha conservación, dependiente, del ministerio de medio ambiente medio rural y marino. (Como es sabido; para este ministerio la agricultura y la ganadería, solo el nombre le produce sarpullidos).

Es verdad, que a todos estos actos solo asisten los de uno u otro grupo asociativo, dependiendo del local donde se celebre, y las personas que lo organicen.

Habría sido buen momento para contestar al unísono todo el pueblo, una de las preguntas casi teologales que se expusieron en el acto, ¿Por qué es necesaria la existencia de la red Natura 2000? Respuesta a lo gallego: ¿Por qué durante miles de años no fue necesaria?

Quizás la gente entonces toda trabajaba, y no era necesario crear estas redes vividoras de cualquier ministerio.

Estas, tienen normativas europeas, nacionales y regionales, imagino para más gasto y mejor comprensión.

En Francia nuestro vecino del norte, estas, pueden ser creadas por una colectividad territorial o agrupación de autoridades locales, cuyo comité consultivo, se compone de todas las partes interesadas: Asociaciones, agricultores, comunidades, gobiernos, cazadores, pescadores, etc.

Igualito, igualito.

................



3 comentarios:

Manuel dijo...

Magnífico puente de una sola piedra y magnífica foto.
Saludos, desde La Zarza virtual

Anónimo dijo...

Hola Manuel.Que comerían estas gentes para colocar estas piedras.Seguramente sería el vino.
Un saludo .Angel

Manuel dijo...

Seguro, Angel, que sería el vino, las aceitunas, el pan, los huevos, carnes, agua, aire y estar todo el dia en el gimnasio (campo) afanando, y muchas otras cosas más.
Mu güeno y culto tu blog., que sigo.
Saludos, Manuel