jueves, 4 de febrero de 2010

ECOLÓGICOS SIN SABERLO

Olivos centenarios en las arribes.(Masueco)
..........

Días pasados salió publicado en un medio de comunicación, que la Facultad de Ciencias Agrarias y Ambientales de la Universidad de Salamanca, andaba trabajando en la recuperación de algunas variedades hortofrutícolas de la zona de las arribes del Duero.

Comentan, que han aparecido algunos tipos de estas aun no catalogados por la ciencia, y que podían tener interés agronómico.

Tienen la idea de potenciar variedades tradicionales que se están perdiendo al sustituirlas por otras venidas de fuera, las que dicen necesitar más fertilizantes y fitosanitarios.

Dicen encontrar variedades que no se hallan en otros lugares con gran riqueza en polifenoles, y con olor y sabor increíbles. Apostillaría yo aquí,”las cebollas y tomates del Santo Cristo, por ejemplo”.

Aparte de Vilvestre, donde comenzarán próximamente estos cultivos, ya se han hecho trabajos de prospección en Masueco, Aldeadavila, Corporario y Mieza.

Piensan, que el hecho de estar estos pueblos siempre mal comunicados, ha hecho posible que durante siglos no vinieran muchas especies foráneas por lo que es posible encontrar variedades con muy poca contaminación genética.

Según parece, (expresión de una de las responsables), esto ha dado lugar “a que en la zona se haya estado haciendo una producción integrada y ecológica sin saberlo”.

Coño de lo que se entera uno.

............

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Delfi: ¡Coño con los de las Arribes1. Si son sabios y no lo sabian y eso que algunos brillantes funcionarios comentaron que eramos de los más atrasados y no teniamos solución. ¡Como se equivocaron! Pues ahora hasta en la Universidad nos estudian y desde entonces,en cuanto vieron un poco de luz,salieron de estampida y andan por esos mundos de Dios dejando lo mejor de si mismos, enarbolando la bandera de únicos y llegando a cargos de relevancia.
¡Coño, coño, como diría el "tío Matero" cuando hablaba con Unamuno hay que ver lo que son las Arribes

Anónimo dijo...

Si los tomates Delfina son muy buenos y muy sabrosos y con piel muy fina,pero los que aquí se necesitan, son de esos como los que se venden en el "Currufú", que tienen el pellejo a prueba de tordos.
Podían explicar a estos estudiosos,que la población del sietecolores(jilguero)como se le conoce aquí,está siendo esquilmado por el rabilargo,pero claro, este último cumple la extraordinaria función de descorazonar a todos los productores de la zona que seguramente es lo importante.
Esto sería bueno que se lo contaran los estudiosos de nuestra universidad a los burócratas regionales.
Un saludo.Angel

Anónimo dijo...

Pues vaya un descubrimiento el de la Universidad. Lo mismo que la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de C. y L. que tendrían que aprender mucho de estas tierras. En vez de nombrar tantos guardas forestales que no hacen otra cosa que intimidar a pastores, cazadores y habitantes de esta zona, que son los que mejor han cuidado siempre el campo.
(Paco)